Viaje a Gredos (o al interior de uno mismo)

Aunque en estos tiempos realizar una actividad de 4 ó 5 días en solitario no resulte especialmente espectacular, debo confesar que es la primera vez que uno de nosotros (en este caso yo, Carlos) la lleva a cabo. Precisamente por eso, por la novedad, por el hecho de embarcarme sin ningún tipo de compañía, ya suponía un reto para mí, aunque sea mental. Para añadir mayor interés, le sumé algo de reto físico: hacerlo en autosuficiencia, y realizar un recorrido desafiante. Por cercanía, elegí la sierra de Gredos, en concreto, la travesía Cóndor, que recorre dicha sierra de este a oeste, aunque como tenía más días libres opté por prolongarla en ambos sentidos.

X-M1 2017-09-08 13:51:24 f/10 1/280sec ISO-200 16mm

La escarpada Sierra de Gredos

Sobre el papel, me quedó una ruta resultona, desde Candeleda hasta Béjar en 5 días. Podéis verla aquí, pero aviso que el track está generado a mano y no es válido para navegar…

Download file: integral-gredos-candeleda-a-bejar.gpx

Desde ya avanzo que no conseguí terminar lo planeado, ni mucho menos, por una serie de circunstancias que paso a analizar:
– Cometí un grave error de partida, y es que subestimé la ruta. A partir del segundo día (lo que es la travesía Condor propiamente dicha) el avance se produce durante largos tramos sin senda marcada, a través de un mar de piornos (que es la vegetación típica de la zona) o de roca suelta, que hizo que, al menos a mí, me resultara realmente complicado avanzar a buen ritmo. Pero lo peor es que, al ir la ruta por la cuerda divisoria entre ambas vertientes de esta escarpada sierra (norte y sur), hace necesario en algunos puntos realizar trepadas y destrepes que, yendo cargado como iba, suponían asumir más riesgo del que yo en un principio tenía previsto.
– Falta de agua, o cuando menos, dificultad para encontrarla, lo que me obligó a, por un lado, cargar mucho peso en agua cada vez que encontraba (por si acaso) y a desviarme mucho del trazado para conseguirla, con el consiguiente gasto de tiempo y energía.
– El detonante para la retirada fue un amanecer lluvioso y gris, con niebla en las zonas altas de la sierra, que me habría obligado, de continuar, a tomar más riesgos de los que estaba dispuesto a tomar.
Resultado: una experiencia agridulce, de la que no puedo evitar un regusto a derrota que me entristece un poco, ya que me había planteado la actividad como un reto personal que no fui capaz de cumplir. Sin embargo, la experiencia ha sido positiva, porque además de conocer lugares de la sierra de Gredos que no conocía (y que me han encantado) y de ver una cantidad enorme de fauna local (cabras montesas, principalemente), me llevo un par de enseñanzas que creo que me servirán en el futuro: que hay que preparar más concienzudamente los objetivos, y que es muy importante el juego mental cuando se va solo y las condiciones no son favorables.

X-M1 2017-09-08 12:08:44 f/10 1/280sec ISO-200 50mm

Parte de la fauna local

Trepando y destrepando pasé algunos momentos de auténtica angustia, de sentirme atrapado en una especia de cárcel de roca sin salida clara, quedándome sin agua y sin ningún lugar cercano donde encontrarla… Supe sobreponerme a eso, pero no puedo evitar pensar ante la más mínima adversidad ya me sentí así de agobiado (estoy convencido de que alguién podrá leer esto y pensar: “pues la ruta tampoco es para tanto…”). Esta claro que cada uno tiene sus propios límites, y que muchas veces éstos están más en la cabeza que en ningún otro sitio, pero por eso mismo estoy algo defraudado: me creía más fuerte. O me gustaría ser más fuerte. Tal vez todo se reduzca a la diferencia entre expectativa y realidad, y probablemente mis expectativas sobre mi capacidad fueran exageradas dada la poca experiencia que en realidad tengo…
Como se puede ver, una experiencia agridulce: estoy triste y contento a la vez. Creo que volveré en algún momento…

X-M1 2017-09-08 15:10:10 f/11 1/200sec ISO-200 16mm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.